¿Qué es la marihuana macho?

planta de cannabis macho en floración

Escrito por: Ailen Rodriguez

Redactora ailen rodriguez

¿Te interesaría saber por qué la marihuana macho fue durante mucho tiempo la pesadilla de los cultivadores de cannabis? Hoy en día con las semillas feminizadas y las auto-florecientes, casi no se escucha hablar sobre los machos de marihuana, pero aquellos que prefieren cultivar sus propias cepas todavía tienen relación con ellos.

Hoy en CockoCBD te enseñamos todo lo que tienes que saber respecto al cannabis masculino, cómo distinguirlo y sus usos alternativos. 

El cannabis macho

Las cepas de marihuana pueden ser hembras o machos: las primeras producen el cogollo, y las segundas crean el polen que es el encargado de que las hembras produzcan semillas. También están las hermafroditas, que cuentan con ambos sexos, pero sobre ellas hablamos más adelante.

El macho comienza a distinguirse de la hembra en el momento de la floración: las flores comienzan formando pequeños racimos de bolitas que, al madurar, se abrirán y soltarán su polen para fecundar a las plantas hembras

Obviamente, la fecundación interfiere con el cultivo de marihuana, por lo que el cannabis macho no tiene precisamente la mejor reputación: es así que la mayoría de cultivadores aprende a detectarlos lo antes posible para deshacerse de ellos, y evitar que polinicen a sus preciadas hembras, que son las madres de sus futuros flores y cogollos. 

Del sexado tradicional a las plantas feminizadas

persona revisando cogollos de marihuana

Antiguamente, cuando no existían aún las plantas feminizadas, los cultivadores plantaban cepas regulares, y una vez empezaban a florecer las sexaban. Observando la formación de las flores determinaban si se trataba de una planta femenina o masculina. 

No era extraño que, por uno u otro motivo, algún cultivador tuviera la mala suerte de no detectar y retirar a tiempo los machos, y alguno llegara a expulsar su polen. Esto hacía que todas las plantas quedaran polinizadas, llenándose las hembras de semillas y, por ende, se echara a perder la cosecha. 

Este método no sólo era arriesgado, sino que era mucho más caro. Ten en cuenta que había que plantar casi el doble de plantas que se quería cultivar, ya que en un cultivo regular se esperaba tener que arrancar casi el 50% de las mismas, que serían machos. 

Actualmente, aunque muchos cultivadores expertos siguen empleando plantas regulares, para el resto de mortales aficionados a la cannabicultura existen las semillas feminizadas, que aseguran que las plantas obtenidas sean exclusivamente hembras.

¿Cómo distinguir entre marihuana macho y hembra?

Semillas de cáñamo industrial en un bol

Claramente, el método de esperar pacientemente a la floración para distinguir el sexo del cannabis ya no es el que usan los cultivadores. Existe una forma de saber su la planta es macho o hembra antes del comienzo de la floración, y te la explicamos seguidamente:

Observando los nudos

Para poder saber el sexo de una planta antes de la etapa de floración, es necesario que esta haya llegado al menos a la etapa de madurez sexual. 

El cannabis madura sexualmente a partir de la quinta semana de vida tras su germinación. 

Algunas variedades tardan hasta 6 o 7 semanas, pero por lo general la regla dicta que es a la quinta. En este momento, debemos mirar los últimos nudos que ha creado la planta: es decir, la parte del tallo en donde la planta saca ramas.

En estos últimos nudos, prestamos atención a una pequeña bolsa llamada “pre-flor”. Si de esta bolsa salen dos pequeños pelos blancos, se trata de una planta de cannabis femenina. Ahora bien, si la bolsa tiene forma de huevo y cuelga ligeramente, es una planta de cannabis masculina.

Como se trata de estructuras bien pequeñas, conviene que estés muy atento a lo que ves. Pero sin dudas, esto te ayudará a estar más preparado para la época de la floración.

¿Y qué hay del cannabis hermafrodita?

Las plantas de marihuana hermafrodita producen flores de macho y hembra de forma simultánea. Estas no son adecuadas para la reproducción ya que darán lugar a cepas igualmente hermafroditas

Eso sí, pueden ser aprovechadas de la misma forma que las plantas masculinas, tema en el cual profundizamos a continuación:

Usos de la marihuana macho

A decir verdad, el cannabis macho no merece su mala imagen. Para validar su permanencia en los cultivos, te mostramos algunos de los mejores usos que le puedes dar a tus plantas masculinas:

1. Cultivar nuevas variedades

Si realmente quieres cultivar tus propias variedades de cannabis, en busca de mejores cosechas, que den cogollos con más sabor y resina, debes saber que la planta macho contribuye con un 50% del material genético

Para ello es necesario seleccionar una buena planta masculina para la reproducción. Algunos de los criterios que te ayudarán en esta elección serán:

Descarta los machos que florezcan demasiado pronto, y de los que lo hagan de forma automática.

No emplees plantas masculinas que crezcan especialmente rápido, puesto que la mayoría de las veces, no dan cogollos de calidad.

Opta por plantas con tallos grandes y huecos, apartando aquellas con tallos medulosos.

Conserva las plantas que tengan cogollos densos y muy compactos.

Quédate con las que desprendan el mejor aroma.

2. Mantener la salud de las cepas

Muchos cultivadores aficionados optan por emplear sólo variedades feminizadas, o basan todo su cultivo en esquejes idénticos. Esta falta de diversidad hace que los cultivos sean más propensos a padecer enfermedades y plagas, y que sus defensas se debiliten.

Por tanto, la presencia de machos es importante para que la cepa continúe teniendo fuerza y vitalidad. Así que no recomendamos a los cultivadores eliminar las plantas distintivamente masculinas en etapas tempranas, ya que esto conduciría irremediablemente a una disminución de la diversidad de sus cultivos.

3. Fabricar productos a partir de la fibra de cáñamo

La fibra de la planta de cáñamo masculina es más resistente y flexible que la de la hembra. Esta suele ser más suave y fina, por lo cual es muy empleada en la fabricación de textiles como ropas de cama y toallas

4. Contar con repelentes naturales

Las plantas de marihuana contienen terpenos aromáticos, que actúan como repelentes de plagas. Así que, si tienes verduras y hortalizas en el jardín, situar unas cuantas plantas masculinas entre estas las mantendrá libres de plagas. De esa forma también evitas utilizar pesticidas dañinos.

5. Crear bebidas de cannabis

El zumo y el té de cannabis son bebidas con alto nivel de nutrientes, que cada vez se están volviendo más populares entre los consumidores. Considerando que las plantas masculinas tienen igualmente CBD, sólo que en menores cantidades. 

Puedes exprimir los tallos y hojas medianas, evitando las hojas y tallos grandes para que tu bebida no tenga el sabor amargo característico de la clorofila. 

6. Hacer una capa de acolchado

Las plantas masculinas absorben muchísimos nutrientes y micronutrientes, además de carbono y nitrógeno, que aportarían mucho al sustrato de tus cultivos. Puedes trocearlas y ponerlas directamente sobre la tierra, o añadirlas a tu pila de compost para acelerar su descomposición. 

7. Cosechar semillas comestibles

Las semillas del cannabis son ricas en nutrientes, aminoácidos, ácidos grasos y vitaminas. Por eso frecuentemente se consumen como un snack saludable con un agradable sabor a frutos secos.

Recuerda que las flores de cannabis hembra sólo producen semillas al estar expuestas al polen masculino. Así que tendrás que colocar varias plantas macho por toda la plantación, o al menos cerca de las plantas de las que quieras obtener semillas.

Conclusiones

Ahora que ya conoces un poco más a la planta de cáñamo macho, ¿qué opinión te merece su cultivo, en contraste con las plantas feminizadas? ¿Te resultaría interesante crear tus propias variedades de cannabis? Déjanos tu opinión en los comentarios. 

También te puede interesar

Product added to wishlist

Cookies propias y de terceros para recopilar información para mejorar nuestros servicios
y análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, supone la aceptación de
la instalación de las mismas. Puedes configurar tu navegador para configurar su instalación.